Back
Ácido hialurónico; inyectable; rellenos; tratamientos
Publicado en Jun 15, 2020

Ácido hialurónico: cómo se aplica

Índice de contenidos
Propiedades y beneficios
Cómo se aplica el ácido hialurónico inyectable
Acceso al tratamiento, siempre con profesionales
 

Los tratamientos que emplean esta técnica tratan de conseguir el rejuvenecimiento de la piel, especialmente del rostro, aportando hidratación, volumen y la corrección de arrugas sin tener que pasar por el quirófano.

El uso de ácido hialurónico (AH) inyectable para el rejuvenecimiento, hidratación o la corrección de arrugas en la piel (ayuda a reducirlas y a tener un aspecto más terso), entre otras aplicaciones; también está indicado para aumentar el volumen de pómulos, mentón, labios o tratamiento de ojeras.

En concreto, de acuerdo con la Academia Española de Dermatología y Venereología (ADEV), el AH es un relleno reabsorbible que devuelve el volumen facial, corrige las arrugas finas alrededor de los ojos y los labios y revitaliza el colágeno1.

Propiedades y beneficios 

El ácido hialurónico es una sustancia (polisacárido) que se encuentra naturalmente en el organismo, por eso es biocompatible2. Está en la piel, las mucosas y las articulaciones. Este compuesto es capaz de retener grandes cantidades de agua, por lo que mantiene la hidratación y es sintetizado por nuestras propias células3. Entre sus funciones se encuentran el formar parte de la estructuración de la matriz extracelular, de la homeostasis y de la migración celular.

Por ello, juega un papel fundamental en el envejecimiento cutáneo4.

El paso del tiempo ralentiza esa síntesis y hace que se pierda parte de la producción del ácido hialurónico propio, por lo que esta circunstancia, más otras, como las condiciones medioambientales, el tabaco o el desgaste de la musculatura, conlleva la aparición de las denominadas líneas de expresión, la flacidez y la pérdida de firmeza de la dermis5 6. 

Cómo se aplica el ácido hialurónico inyectable

A diferencia de la aplicación cosmética del AH en la epidermis, los inyectables se ponen bajo la dermis y se dirigen hacia los surcos de las arrugas, lo que ayuda a un efecto de relleno inmediato2. Hay distintos ácidos hialurónicos, y estos se infiltrarán por un médico especialista en diferentes planos en función del efecto que se quiera conseguir.

Es un tratamiento rápido que no necesita procedimientos quirúrgicos ni, en ocasiones, anestesia local. No suele ser un procedimiento doloroso, aunque es normal que el paciente sienta ciertas molestias al notar la entrada del ácido hialurónico. Es posible que aparezca algún efecto secundario leve, como ligeras inflamaciones locales, que desaparecen habitualmente en unas 24-48 horas.

Tras la intervención, puede ser recomendable no tomar el sol o tener cuidado con otras fuentes de calor.

En cuanto a las zonas más comunes en las que se aplica, las principales son:

  • Labios (comisura y contorno).
  • Pómulos (para dar volumen).
  • Mentón y línea mandibular.
  • Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca o a nivel peribucal).
  • Surcos nasogenianos (líneas de expresión que van desde el final de la nariz a ambos extremos de la boca).
  • Arrugas perioculares externas (a nivel periocular o alrededor del ojo, para tratar las conocidas “patas de gallo”).

Acceso al tratamiento, siempre con profesionales

La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) ha presentado recientemente los datos de un estudio socioeconómico y de penetración del sector de la Medicina Estética en España que revela que, en la actualidad, "el 35,9 % de la población española utiliza los servicios de Medicina Estética, lo que supone un crecimiento de 5,4 puntos porcentuales en los dos últimos años".

Además, el documento destaca la entrada de un público objetivo cada vez más joven, "cuya edad desciende a los 26 años, influenciada por las redes sociales”.

Para su aplicación, la SEME incide en que "existe un claro reconocimiento de la Medicina Estética como especialidad por parte de la sociedad civil y de los ministerios de Hacienda y Sanidad", y recuerda la importancia de acceder a estos tratamientos en centros autorizados. Las comunidades autónomas son las encargadas de autorizarlos

De acuerdo con el estudio, los colegios de médicos estiman que hay entre 4.500 y 6.000 profesionales ejerciendo la Medicina Estética con regularidad. En los últimos tres años, el número de centros autorizados por el Ministerio de Sanidad para ejercer la Medicina Estética en España ha aumentado un 30 %, alcanzando las 5.244 clínicas médicas.

ES-JUV-2050226