Para entender cómo funcionan los rellenos dérmicos, necesitamos ver cómo la molécula en la que están basados ​​funciona en el cuerpo. Este azúcar se encuentra en todos los tejidos conectivos, incluyendo la piel. Atrae y retiene agua para formar una base de soporte sobre la cual se desarrollan otras fibras estructurales. El efecto colectivo es la creación de volumen subyacente, otorgando firmeza y elasticidad a la piel.

A medida que envejecemos, los niveles de este azúcar disminuyen naturalmente. Nuestra piel se seca y pierde elasticidad. Mientras tanto, la pérdida de grasa debajo de la piel y una reducción en la densidad ósea a su vez causan que la piel se "caiga". Las arrugas comienzan a aparecer gracias al movimiento repetido del músculo, y los pliegues surgen de la pérdida de volumen. Crema hidratante tópica que contiene el mismo tipo de molécula puede proporcionar un efecto superficial y de corto plazo, sin embargo, para que la hidratación y el volumen tenga cierta duración, se necesita el ácido hialurónico en las capas profundas de la piel. Los únicos tratamientos que ofrecen este tipo de solución en profundidad son los rellenos dérmicos. El producto trabaja para atraer el agua y restaurar el volumen en el área inyectada, tal como lo haría la molécula natural. Los resultados suaves y flexibles se ven muy naturales y pueden durar hasta 24 meses, dependiendo del producto utilizado.
En la caja de muchos productos para la piel podemos ver que a veces incluyen Ácido Hialurónico (AH). Es un término que se ha utilizado mucho en el ámbito de la belleza y puede encontrarse en cremas faciales, tónicos, cápsulas y un largo etcétera de productos. Pero, ¿qué es? ¿qué hace? Y, ¿funciona realmente? Para comprender por qué el AH es tan efectivo, tenemos que fijarnos en cómo actúa en el organismo.
El AH es un azúcar que el cuerpo produce de manera natural. Así es, ¡ya tenemos AH en nuestro cuerpo! Se encuentra en los llamados tejidos conectivos, como la piel. Actúa como hidratante al atraer y fijar moléculas de agua que confieren a la piel su elasticidad y tonificación.

A medida que envejecemos, la piel empieza a producir menos ácido hialurónico, de modo que pasa a ser más seca y delgada. Es posible que empiecen a aparecer arrugas y surcos. Si aplica un hidratante con ácido hialurónico, puede que obtenga un efecto a corto plazo; no obstante, los rellenos faciales con AH consiguen una hidratación real en profundidad, debajo de la piel. Puesto que los rellenos faciales se inyectan en la piel, el AH se integra en las capas cutáneas más profundas y trabaja desde dentro para atraer agua y recuperar el volumen.

Los rellenos faciales de AH, reintroducen ácido hialurónico debajo de la piel, donde se necesita, y "rellenan" las líneas y arrugas para lograr un resultado uniforme. Estos resultados pueden durar hasta 24 meses, luego su cuerpo disgregará gradualmente el relleno y lo reabsorberá.